La obra de Benlliure en el Retiro: el general Martínez Campos y Alfonso XII

Fue una “mañana primaveral” de 1907, a pesar de tratarse del mes de enero, según subrayaban las crónicas de prensa de la época. Más de 2.000 militares desfilaron por el Paseo de Coches. Y la Familia Real al completo, el Gobierno y las autoridades de todo el Estado acudieron a rendir homenaje al artífice de la restauración monárquica y héroe de varias campañas militares del XIX. Arsenio Martínez Campos (1831-1900) fue durante su vida ministro de Guerra, presidente del Gobierno y gobernador de Cuba. Pero pasó a la historia por el pronunciamiento de Sagunto, donde proclamó al príncipe Alfonso como Rey de España y puso fin a la Primera República.     

Cuatro años después de su muerte, en 1904, una campaña popular consiguió recaudar fondos para erigirle un monumento en el Retiro. El artista encargado de la obra fue Mariano Benlliure, que se enfrentó al desafío, por primera vez en su carrera, de esculpir una figura a caballo. Y lo hizo con gran maestría. En el monumento se ve al general, de uniforme de campaña, con capa y tocado con un ros. Benlliure lo imagina al mando de su ejército en lo alto de un promontorio, desde donde observa al enemigo. Su caballo hace un gesto inusual, al ladear e inclinar la cabeza con aire cansado, permitiendo así que la figura del jinete se alce con mayor grandeza. Curiosamente, el general le da la espalda al rey al que entronizó. Ambas estatuas son de Benlliure. La de Alfonso XII se colocó tres años después, en 1910.

El monumento a Martínez Campos se halla en la misma glorieta en donde permaneció en el siglo XIX la estatua ecuestre de Felipe IV, obra de Pietro Tacca, ahora en la Plaza de Oriente. Hasta esta zona del Retiro fue desplazada en alguna fecha del siglo XVIII desde su emplazamiento original en el Palacio del Buen Retiro. Aparece ya en la glorieta de Guatemala en la maqueta de Madrid de León Gil de Palacio, de 1830, actualmente en el Museo de Historia de Madrid. Se da la circunstancia de que tanto la de Benlliure como la de Tacca son consideradas dos de las mejores estatuas ecuestres de la Historia del Arte.

La estatua del general Martinez Campos en el Retiro

Detalle de la estatua del general Martinez Campos en el Retiro (Foto: Ignacio Bazarra)

El monumento se inauguró oficialmente a las tres de la tarde del lunes 28 de enero de 1907. Fue un evento histórico. En el Retiro se dieron cita los reyes, Alfonso XIII y Victoria Eugenia, la madre del rey y exregenta, María Cristina, la infanta Teresa (hermana del rey), y los infantes y cuñados del rey, Carlos de Borbón-Dos Sicilias y Fernando de Baviera. La reina Victoria Eugenia, con tan solo 19 años entonces, acudió embarazada de su hijo Alfonso, que nacería en el mes de mayo. También asistieron el presidente del Gobierno, Antonio Maura; el presidente del Congreso de los Diputados, José Canalejas, varios ministros y el alcalde de Madrid, recién nombrado ese mismo día, Eduardo Dato. Detallamos la relación de autoridades para dar fe de la solemnidad que se le dio a esta inauguración.

La Familia Real en la inauguración del monumento de Martínez Campos el 28 de enero de 1907 (Nuevo Mundo, foto de Campúa)

La Familia Real, en la inauguración del monumento de Martínez Campos el 28 de enero de 1907 (Foto de Campúa, publicada en Nuevo Mundo)

En la ceremonia tuvo un especial protagonismo un militar que años después pasaría a la historia como el primer dictador del siglo XX en España: Miguel Primo de Rivera. El entonces comandante había sido ayudante de Martínez Campos en la guerra de Cuba y fue el responsable de la cuestación popular y la campaña para erigir este monumento a su mentor. Además del discurso de apertura de Primo de Rivera, también hablaron el presidente conservador Antonio Maura, con un encendido discurso patriótico, y el primogénito del general y duque de Seo de Urgell, Ramón Martínez Campos.

Dicsurso de Antonio Maura en la inauguración del monumento a Martínez Campos el 28 de enero de 1907 (Foto Campúa en Nuevo Mundo)

Discurso de Antonio Maura en la inauguración del monumento a Martínez Campos (Foto de Campúa, publicada en Nuevo Mundo). Al fondo se ve la silueta de la Casa del Contrabandista, hoy Florida Retiro.

Tras los discursos, el rey tomó un hacha de plata y cortó el cordón de seda que sujetaba los lienzos grises que cubrían completamente el monumento, mientras sonaba la Marcha Real. A continuación se celebró un desfile por el Paseo de Coches. La parada militar estuvo dirigida por el general Perol, de Cazadores y también africanista como Martínez Campos, y en él participaron más de 2.000 efectivos. Lo sabemos por una nota donde se precisaba el donativo hecho a los soldados por los hijos de Martínez Campos. Los 153 sargentos recibieron 5 pesetas y los 313 cabos, 2 pesetas. Los 1.700 soldados fueron gratificados con 1 peseta. Además, participaron los Alabarderos y la Escolta Real, que no recibieron ninguna propina.

El Retiro, un museo de Mariano Benlliure

El escultor valenciano dejó en el Retiro varias de sus obras maestras. Además de la estatua de Martínez Campos, es el autor de la estatuas de Alfonso XII (frente al Estanque Grande), del periodista Miguel Moya (junto a la Rosaleda) y de algunas de las figuras de bronce del monumento a Cuba, junto al Paseo de Coches.

La estatua de Martínez Campos se halla en medio de un estanque. Para realizar la escultura se fundieron 21 toneladas de bronce que fueron donadas por el Ejército. Procedían de piezas inútiles de artillería. Diez toneladas son del Parque de Artillería de Madrid y 11 toneladas del Parque de Artillería de Barcelona. Se convocó un concurso entre los mejores escultores de la época. Resultaron finalistas Agustí Querol y Mariano Benlliure, que fue elegido finalmente. Se le pagaron 133.000 pesetas por la obra.

El propio Benlliure se encargó de modelar una medalla conmemorativa de su obra en el Retiro, que se encuentra en el Museo Sorolla de Madrid.

Medalla conmemorativa de la inauguración del monumento a Martínez Campos el 28 de enero de 1907 (Mariano Benlliure)

Medalla conmemorativa de la inauguración del monumento a Martínez Campos el 28 de enero de 1907 (Mariano Benlliure)

La estatua ecuestre del Retiro se alza sobre un basamento de bronce sobre el que Benlliure colocó una gran roca de piedra caliza. En el frente se pueden ver los estandartes de la Artillería y la Infantería y en uno de los costados se representa la batalla de los Castillejos (1860), en el norte de África, en la que participó Martínez Campos a las órdenes del general Prim.

En la base del monumento se pueden leer las distintas campañas en las que participó Martínez Campos: la guerra de África, la guerra de Cuba y las guerras carlistas en Cataluña. También se hace mención a que fue posible gracias a una suscripción popular iniciada por el Marqués de Cabriñana, Julio de Urbina. Tras la inauguración del monumento, Benlliure recibió la Gran Cruz del Mérito Militar.

El monumento a Martínez Campos fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC), de especial protección, por un decreto de la Comunidad de Madrid de 2013.

 

Texto: Ignacio Bazarra

Fotos: Ignacio Bazarra y fotos históricas de la Hemeroteca Digital de la BNE.

Write a comment:

Your email address will not be published.

© RETIROMANÍA by BdR comunicación