La Fuente de la Alcachofa en el Retiro

La Fuente de la Alcachofa se construyó ocho años antes de la Revolución Francesa, a partir del diseño del arquitecto Ventura Rodríguez. Situada originalmente en la confluencia del Paseo del Prado con Atocha, el Ayuntamiento decidió trasladarla al Retiro, porque obstaculizaba el intenso tráfico de los ‘coches de caballos’.

También se conoce como la fuente del Tritón. La podemos llamar como nos guste más. Es una de las fuentes más aristocráticas y elegantes del Retiro.
Se construyó ocho años antes de la Revolución Francesa, en 1781, durante el reinado de Carlos III. Su autor es el arquitecto Ventura Rodríguez, aunque en ella intervinieron también los escultores Antonio Primo (se encargó de la alcachofa y los amorcillos) y Alfonso Giraldo Bergaz (esculpió los tritones).

Originalmente estaba en la confluencia del Paseo del Prado con la Glorieta de Atocha. De hecho, si la observamos bien, con su vaso circular de granito y su escultura de piedra caliza, nos daremos cuenta de que es “prima hermana” de las fuentes que rodean el Museo del Prado, diseñadas también por Ventura Rodríguez. A este arquitecto de la Ilustración debemos también las dos fuentes más emblemáticas y futboleras de Madrid: la Cibeles y Neptuno.

¿Por qué terminó en 1881 en el Retiro? Porque el tráfico en aquella época ya empezaba a ser muy intenso y la fuente, en medio de Atocha, molestaba a los coches de caballos. Así que el Ayuntamiento decidió situarla en la Plaza de Honduras, en una de las esquinas del Estanque.

La fuente clonada

¿Te has fijado en la fuente, siempre rodeada de tráfico, que adorna la glorieta de Atocha? Es una réplica de la fuente de la Alcachofa. Fue realizada en 1986 para la plaza de Carlos V (así se llama oficialmente la glorieta) después de que el Ayuntamiento, por fin, desmontara el “scalextric” que tanto afeaba esa zona de Madrid.

La fuente clonada está precisamente a unos metros del emplazamiento original de la del Retiro, y que vemos en ese grabado de la época frente a la desaparecida Puerta de Atocha. Esta puerta fue derribada a finales del XIX para dejar sitio a la estación de tren. Pero mientras la fuente del parque es de piedra caliza, la de Atocha se reprodujo en bronce.

Foto: Alberto di Lolli

© RETIROMANÍA by BdR comunicación