La jaima de Federico Guzmán en el Palacio de Cristal del Retiro

El Palacio de Cristal fue concebido en 1887 como un gran invernadero. Bajo esta catedral de hierro y cristal se erige ahora una gran jaima instalada por el artista sevillano Federico Guzmán. Ecos del Sáhara en el corazón verde de Madrid.

“Tuiza”. Así se llama la propuesta con la que Guzmán evoca el trabajo colectivo del pueblo saharaui. Bajo la enorme jaima, los visitantes se aposentan entre cojines y alfombras, se sirven un té imaginario y aguardan la llegada de la noche entre conversaciones a media voz y el canto de los pájaros.

Federico Guzmán ha construido una jaima traslúcida que dialoga con la peculiar estructura de este palacio de vidrio. Los tradicionales tejidos que hacen de paredes en las tiendas de los nómadas del desierto han sido sustituidos por “melhfas” (vestidos tradicionales saharauis), decoradas con motivos geométricos, gotas o palmeras.

Las “melhfas” han sido elaboradas bajo la dirección del artista por las mujeres del campamento saharaui de Bojador. Guzmán (Sevilla, 1964) ha vivido vinculado con el Sáhara durante muchos años, colaborando con iniciativas culturales como el Festival de Arte y Derechos Humanos y la Escuela Saharaui de Artes.

La instalación permanecerá abierta hasta el 30 de agosto. Se puede visitar de diez de la mañana a diez de la noche, todos los días de la semana. La entrada es gratuita. Durante estos meses se han programado en la jaima conciertos y recitales de poesía de autores saharauis.

Foto: Ignacio Bazarra

© RETIROMANÍA by BdR comunicación