“Fue un hombre mayor. Se acercó a la estatua y comenzó a tirar botellas llenas de pintura”. Así describe el ataque un testigo que ha hablado con Retiromanía. El suceso ocurrió hace una semana, aproximadamente, según este testigo, y nadie pudo reaccionar dada la violencia y la rapidez con la que actuó el atacante. “En cuestión de segundos empezó a tirar botellas y, cuando terminó, se sentó tranquilamente debajo de un árbol, en la plaza, hasta que llegaron los guardas del parque y la policía”, relata este hombre. El monumento recibió al menos siete impactos de pintura.

Según su descripción, se trata de un hombre mayor, vestido con un pantalón corto y una camiseta. El ruido de los cristales al romperse generó cierta confusión entre las personas que se encontraban en ese momento allí, sobre todo patinadores y turistas. Según este testigo, un chico se acercó al atacante para recriminarle su actitud y parece que permaneció con él hasta que llegó la Policía. El suceso ocurrió a principios de esta semana, según este testigo.

La fuente del Ángel Caído data de 1879. Es obra del escultor Ricardo Bellver i Ramón. La figura de bronce, de 2,65 metros de alto, descansa sobre un pedestal que fue realizado por el arquitecto Francisco Jareño. El monumento fue inaugurado en 1885.

Ricardo Bellver (1845-1924), madrileño, era hijo del escultor valenciano Francisco Bellver. Con esta escultura ganó en 1878 la Medalla de la Exposición Nacional de Bellas Artes. La obra original era de yeso, pero causó tanta impresión que fue fundida en bronce y enviada a la Exposición Universal de París. A su vuelta de la capital francesa, se decidió que fuera colocada en el Retiro, para lo que se construyó una fuente y una base de piedra, que es la que ahora ha sido dañada. Una réplica en resina del Ángel Caído se exhibe en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid.

Según algunas mediciones hechas en esta concurrida glorieta del Retiro, el monumento está a 666 metros sobre el nivel del mar. Justo donde ahora se alza el Ángel Caído estuvo la Fábrica de Porcelana China de Carlos III, destruida durante la Guerra de la Independencia, al ser dinamitada por los ingleses al expulsar a Napoleón del Retiro.

Tanto la fábrica como la actual estatua se erigieron sobre las ruinas de una antigua ermita, la de San Antonio de los Portugueses, mandada construir por Felipe IV cuando levantó el Palacio y los Jardines del Buen Retiro en 1633. Es decir, el Ángel Caído se alza sobre una antigua iglesia. Una ermita, el número 666, Napoleón… Mucha historia y mucha leyenda detrás de uno de los símbolos más reconocibles de Madrid.

Texto y fotos: Ignacio Bazarra

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

© RETIROMANÍA by BdR comunicación