La Rosaleda del Retiro

La Rosaleda (1915) y el Parterre, el elegante jardín que fue plantado en el siglo XVII, cierran temporalmente hasta primavera para que los paisajistas y jardineros del Retiro puedan renovar las plantas, el césped y los sistemas de riego.

El cierre al público será completo en la Rosaleda, mientras que el Parterre sí será accesible en algunas zonas a medida que se completen las obras. Según ha anunciado el Ayuntamiento, las actuaciones en la Rosaleda consistirán en la renovación de borduras de Boj, la recuperación de los niveles de la zona de plantación de rosales y la renovación del sistema de riego. La Rosaleda volverá a abrir sus puertas a mediados de mayo, antes de la Feria del Libro, la época del año en que los rosales reciben más visitantes.

La Rosaleda celebró el año pasado su centenario. Fue inaugurada en 1915 con rosales traídos de París por el jardinero mayor, Cecilio Rodríguez.

Por su parte, las obras del Parterre consisten en la renovación de borduras, del césped y del sistema de riego. Se prevé que las obras se prolonguen hasta el mes de marzo. El Parterre es el jardín francés del Retiro, un elegante espacio que sirvió desde el siglo XVII como escenario de fiestas palaciegas y lugar de paseo de los Reyes de España. Le da entrada la Puerta de Felipe IV, más conocida como de Mariana de Neoburgo, y conecta directamente con el Casón del Buen Retiro, que originalmente funcionó como Salón de Baile del Palacio del Buen Retiro.

En el Parterre, que fue reformado al estilo francés y versallesco por Felipe V, el primer rey de la dinastía Borbón, se alza el famoso Ahuehuete, traído de México en 1630 y que está considerado el árbol más antiguo de la ciudad de Madrid.

Este año se rehabilitará la Montaña Artificial y el Monumento a Alfonso XII

A lo largo de 2016 se completará la rehabilitación de la Montaña Artificial, conocida también como de los Gatos, en el extremo nororiental del parque, frente a la Torre de Valencia. El Ayuntamiento ha destinado un presupuesto de 360.000 euros para reformar y adecentar esta zona, que lleva años abandonada y vallada. La montaña fue levantada a principios del siglo XIX como uno de los “caprichos” del rey Fernando VII en el Retiro, junto a elementos como la Casita del Pescador o la Casa del Contrabandista (actualmente en obras para albergar un espacio gastronómico). Toda esa zona de los “caprichos” recibía oficialmente el nombre de “El Reservado” porque su uso, a medida que el parque se fue abriendo al público, siguió siendo exclusivo de la Familia Real.

Otros 50.000 euros se destinarán a restaurar el Monumento a Alfonso XII en el Estanque. Inaugurado en 1922, el conjunto es obra del arquitecto modernista catalán José Grasés Riera, compañero de estudios de Gaudí. En él participaron los mejores escultores españoles de la época. La estatua de bronce que corona el monumento es obra de Mariano Benlliure.

Foto: Ignacio Bazarra

© RETIROMANÍA by BdR comunicación